Desarrollar y Erradicar Hábitos, Parte 1

Print Friendly, PDF & Email

Comenzamos nuestros estudios sobre Familia y Relaciones tratando los temas del “Servicio Por Amor” y de la necesidad de “Intimidad en Nuestras Relaciones”.
Además en nuestros estudios de Shabat hemos estado viendo el tema de la Santidad que es necesaria para tener comunión con Dios.

Seguramente al meditar en estos temas te has dado cuenta que en tu vida, tu familia y relaciones hay costumbres o hábitos que necesitas cambiar o erradicar y otros que hay que formar o desarrollar más.

Para comentar en familia. Tomen tunos y platiquen sobre situaciones que necesitan cambiar o desarrollar en:
— Nuestro Servicio por amor.
— Nuestras relaciones.
— Nuestra búsqueda por santidad.

Seguiremos viendo aspectos que serán de bendición en nuestra familia y relaciones, pero antes de seguir, vamos a dedicar un tiempo a ese “cambio” de costumbres o hábitos que estaremos requiriendo en diferentes áreas.

Algunos pensamientos, postulados o ideas que estaremos considerando con respecto a los cambios en hábitos y costumbres, como agregar o quitar hábitos son tomados del libro:

“Making Habits, Breaking Habits” por Jeremy Dean. Cada uno de estos postulados o ideas que comentaremos los verificaremos con las Escrituras que son el fundamento en toda nuestra manera de vivir.

(p.1) Origen de la falacia de los 21-28 días para establecer/romper hábitos.

(p.4) Un cirujano de nombre Maxwell Maltz publicó en 1960 un libro donde decía que a quienes se les amputaba un miembro les tomaba aprox. 21 días acostumbrarse a la falta de este y concluía que así era para cualquier cambio mayor en la vida. Desde ese momento el número 21 (después el 28) y la referencia a 21 días se volvió un best-seller.

Obviamente hay muchísimos factores que no se tomaron en consideración al momento de asimilar la pérdida de un miembro con el cambiar, desarrollar o eliminar un hábito, para ejemplo que la pérdida de un miembro no es opcional, no es algo que depende de la intención o voluntad de la persona. Es irreparable e involuntaria, ese miembro ya no está ahí.

En estudios más recientes se ha concluido que el tiempo requerido para formar hábitos nuevos es mayor y que el actuar inconscientemente o en automático es un componente central de los hábitos. Fallar un día o dos no afecta tanto en la formación de un hábito.

— Para comentar en familia: ¿Qué hábitos hemos tratado de formar o erradicar recientemente? ¿Hasta que punto lo hemos logrado? ¿Cuánto tiempo hemos repetido o evitado el hábito que queremos formar o erradicar?

(p.6) Al inicio de la formación del hábito la clave es la repetición. Dependiendo del hábito nuevo que se quiere formar es el tiempo de repetición que se necesita para hacerlo automáticamente o inconscientemente.
Tomar un vaso de agua después del desayuno toma aprox. 20 días.
Comer una fruta en el almuerzo toma más de 40 días.
Caminar 10 mins. después del desayuno toma 50+ días
Hacer 50 sentadillas después de un café por la mañana toma 80+ días.

¿Qué Dice En La Biblia? Las leyes De Dios fueron dadas a los Israelitas en el año c.1440 A.C.

Lev 18:30 (RV1960) 30 Guardad, pues, mi ordenanza, no haciendo las costumbres abominables que practicaron antes de vosotros, y no os contaminéis en ellas. Yo Jehová vuestro Dios.

La instrucción de Dios para los Israelitas fue NO seguir las costumbres detestables que esas naciones hacían, es decir no adoptar sus hábitos y costumbres.

Bajo el liderazgo de Josué los Israelitas entraron a Canán en el año c.1360 A.C.
No solo hicieron lo que esos pueblos hacían, lo enseñaron y pasaron a sus hijos. Adoptaron hábitos y costumbres que ni si quiera tenían antes en Egipto. Dios les llamó por medio de sus profetas a cambiar esas costumbres abominables muchas veces.

Eze 2:1-3 (RV1960) 1 Me dijo: Hijo de hombre, ponte sobre tus pies, y hablaré contigo.
2 Y luego que me habló, entró el Espíritu en mí y me afirmó sobre mis pies, y oí al que me hablaba.
3 Y me dijo: Hijo de hombre, yo te envío a los hijos de Israel, a gentes rebeldes que se rebelaron contra mí; ellos y sus padres se han rebelado contra mí hasta este mismo día.

Para ejemplo Ezequiel, quien vivió del año c.620 al 570 A.C. Es decir que aprox. 850 años después de que Dios les dijo que no siguieran las costumbres abominables de los Cananeos todavía estaban practicando esas costumbres y ya las habían hecho habituales. Conclusión: Romper un hábito que se ha establecido firmemente no se logra en 21 días.

Dinámica personal:
1. Pon por escrito un hábito que quieres establecer en tu vida y se específico/a.
Anota cual es la actividad o tarea que vas a repetir todos los días para lograr establecer ese hábito.
Lleva un registro de cuantos días o en cuantas ocasiones realizas esa actividad o tarea.
2. Así mismo pon por escrito un hábito o costumbre que quieres erradicar en tu vida y se específico/a.
Anota cual es la actividad o tarea que vas a repetir todos los días para reemplazar/erradicar ese hábito — Que es lo que no vas a hacer y que si vas a hacer en lugar de lo que quieres erradicar.
Lleva un registro de cuantos días evitas esa costumbre o actividad.

Dinámica familiar: Realiza este mismo ejercicio pero en conjunto con tu familia, escriban una actividad o costumbre que quieren establecer y una actividad o costumbre que quieren reemplazar/erradicar.

Orar unos por otros.

Continuará.

FacebookmailFacebookmail