Cristo, la Ley y la Gracia

Print Friendly, PDF & Email

¿Si Cristo murió para cumplir la ley y quitar mi pecado, por qué tengo yo que conocer y cumplir la ley? ¿Qué no estamos bajo la gracia? ¿#QueDiceEnLaBiblia ?
Primero que nada con la Biblia debemos definir que es pecado. No con lo que yo siento, pienso o lo que algún ministro, sacerdote o predicador diga que es pecado.

1 Jn 3:4-9 (NBLA) 4 Todo el que practica el pecado, practica también la infracción de la ley, pues el pecado es infracción de la ley. 5 Ustedes saben que Cristo se manifestó a fin de quitar los pecados, y en Él no hay pecado .


—> Aquí Juan establece lo QUE ES PECADO: La infracción de la ley De Dios. No la ley o tradición establecida por un cuerpo de sabios, eruditos o religiosos. La ley, instrucción, mandamientos y estatutos que el Eterno Dios por medio de Moisés y de los profetas de la antigüedad determinó que es Su Ley. Además nos recuerda que el Mesías-Cristo vino para quitar las infracciones a la ley de quienes ponen su confianza-fe en Él y que Él mismo no cometió ninguna infracción, es decir vivió observando toda la Ley de Dios. Está claro, NO dice que el Mesías haya venido a quitar o poner fin a las leyes De Dios.

6 Todo el que permanece en Él, no peca . Todo el que peca, ni lo ha visto ni lo ha conocido. 7 Hijos míos, que nadie los engañe . El que practica la justicia es justo , así como Él es justo. 8 El que practica el pecado es del diablo , porque el diablo ha pecado desde el principio. El Hijo de Dios se manifestó con este propósito: para destruir las obras del diablo. 9 Ninguno que es nacido de Dios practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él. No puede pecar, porque es nacido de Dios.

—> Establece además que quien permanece en el Mesías-Cristo no comete infracciones a la ley De Dios, dice que quien sigue cometiendo infracciones a la ley de manera habitual no ha visto ni conocido al Mesías. Por el contrario quien ha conocido al Mesías procura hacer lo que Él hizo, vivir como Él vivió, procura ser una persona justa delante De Dios, es decir vive  cumpliendo las leyes y mandamientos De Dios así como el Mesías-Cristo.

Entonces, ¿Dónde está la gracia De Dios? ¿Cómo podemos conciliar la Ley De Dios, su justicia y Su Gracia?

Rom 5:6 – 6:2 (NVI) 6 A la verdad, como éramos incapaces de salvarnos, en el tiempo señalado Cristo murió por los malvados. 7 Difícilmente habrá quien muera por un justo, aunque tal vez haya quien se atreva a morir por una persona buena. 8 Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. 9 Y ahora que hemos sido justificados por su sangre, ¡con cuánta más razón, por medio de él, seremos salvados del castigo de Dios! 10 Porque si, cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, habiendo sido reconciliados, seremos salvados por su vida! 11 Y no sólo esto, sino que también nos regocijamos en Dios por nuestro Señor Jesucristo, pues gracias a él ya hemos recibido la reconciliación. 12 Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y por medio del pecado entró la muerte; fue así como la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron. 13 ANTES DE PROMULGARSE LA LEY, YA EXISTÍA EL PECADO EN EL MUNDO. Es cierto que el pecado no se toma en cuenta cuando no hay ley;  

Rom 5:13 (RV1995) 13 Antes de la Ley ya había pecado en el mundo; pero donde no hay Ley, no se inculpa de pecado.

—> El apóstol-shaliaj Pablo explica que mientras no se diera a conocer la ley De Dios no se podía culpar a alguien por transgredirla aunque ya existiera esa ley. Así sucedería por ejemplo si en una escuela no se da a conocer el reglamento al inicio de curso, no habría forma de saber que se requiere para pasar las materias ni podría requerirse a los estudiantes cierto comportamiento si no se les ha dado a conocer previamente. Lo mismo sucedería en una empresa donde no se les hace conocer las expectativas, procedimientos y reglamentos a los nuevos empleados.

14 sin embargo, desde Adán hasta Moisés la muerte reinó, incluso sobre los que no pecaron quebrantando un mandato como lo hizo Adán, quien es figura de aquel que había de venir. 15 Pero la transgresión de Adán no puede compararse con la gracia de Dios. Pues si por la transgresión de un solo hombre murieron todos, ¡cuánto más el don que vino por la gracia de un solo hombre, Jesucristo, abundó para todos! 16 Tampoco se puede comparar la dádiva de Dios con las consecuencias del pecado de Adán. El juicio que lleva a la condenación fue resultado de un solo pecado, pero la dádiva que lleva a la justificación tiene que ver con una multitud de transgresiones. 17 Pues si por la transgresión de un solo hombre reinó la muerte, con mayor razón los que reciben en abundancia la gracia y el don de la justicia reinarán en vida por medio de un solo hombre, Jesucristo.

—> El regalo-don-dádiva de gracia de Dios, lo que se ha dado sin merecerlo, es el perdón de la infracción a la ley de la cual todos somos culpables y que nos lleva a la condenación. Este perdón dado como un regalo-dádiva de gracia es por medio del sacrifico de Yeshua-Jesús siendo necesario pues todos hemos transgredido las leyes De Dios.

18 Por tanto, así como una sola transgresión causó la condenación de todos, también un solo acto de justicia produjo la justificación que da vida a todos. 19 Porque así como por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos pecadores, también por la obediencia de uno solo muchos serán constituidos justos.

—> Se refiere a que quienes ponen su confianza en el sacrificio de Yeshua para el perdón de sus transgresiones a las leyes De Dios son justificados por Su obediencia. ¿Quiere decir que entonces ahora ya no hay ley? Si así fuera eso querría decir que ya no hay forma de pecar-transgredir la ley De Dios.

20 En lo que atañe a la ley, ésta intervino para que aumentara la transgresión. Pero allí donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia, 21 a fin de que, así como reinó el pecado en la muerte, reine también la gracia que nos trae justificación y vida eterna por medio de Jesucristo nuestro Señor.

¿La ley De Dios hizo que aumentará la transgresión-pecado y por lo tanto aumentó la gracia?

—> Al darse a conocer las leyes De Dios, lo que antes no era conocido como pecado pues no había sido promulgada o dada a conocer la ley, de pronto se “convirtió” en pecado. Ya era transgresión pero no se conocía como tal.

—> En el ejemplo terrenal cuando se promulga una ley o un reglamento, habrá cosas que antes se hacían que ahora no se pueden hacer pues esa ley lo prohibe. Lo he visto muchas veces en el reglamento de tránsito, como cuando se cambia el sentido de una calle y por la costumbre las personas entran en sentido contrario o como cuando una vuelta podía hacerse de manera continua sin detenerse y se coloca un letrero que dice que no está permitido hasta que el semáforo este en verde. Muchas personas siguen sin detenerse aunque el letrero prohibiendo seguir ya este ahí.Entonces lo que antes posiblemente era visto como “normal” o “habitual” puede llegar a ser causa de una infracción. Es en ese sentido que dice que en cuanto se promulgó o dio a conocer la ley De Dios aumentó la transgresión.

—> Así sucede en la vida de cada persona que habiendo recibido el perdón inmerecido por sus infracciones pasadas a la ley De Dios por la obediencia y sacrificio del Mesías-Cristo ahora procura conocer y guardar los mandamientos De Dios: Lo que ya era pecado pero no se conocía como tal ahora se sabe que es pecado. Figuradamente: “Aumenta el pecado al conocer la ley”.

¿Algo que es pecado-transgresion de la ley, deja de ser pecado si no se conoce la ley? No. Porque la ley ya fue promulgada o dada a conocer por medio de Moisés en el Monte Sinaí, no hace diferencia si la persona procura conocerla o no, así como no hace diferencia si una persona se interesa por conocer el reglamento de tránsito o las leyes de su país, si se comete una infracción hay una multa.

Rom 6:1 ¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado, para que la gracia abunde? 2 ¡De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él?

ESTO ES CLAVE: No porque ahora sepamos lo que es una infracción y porque ahora sepamos que nos ha sido perdonada la infracción pues Yeshua la pago aunque no lo merecíamos, vamos a ignorar las leyes De Dios y seguir cometiendo infracciones al fin y al cabo que Yeshua sigue pagando. Esto no sucede así ni para con los hombres ni para con Dios.

Eso sería como querer seguir llevando nuestro corderito una y otra vez, solo que ahora es Yeshua-Jesús, cada vez que queramos transgredir un mandamiento. ¿Podrías decir: “Tengo ganas de pecar, Yeshua hoy te toca el madero de nuevo”?

Rom 6:2 (RV1995) 2 ¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

—> Dicho de otra manera: ¡Ni se te ocurra, ni lo pienses! Alguien que ha muerto a-renunciado a transgredir las leyes De Dios, ¿Cómo puede seguir haciéndolo ahora con conocimiento y entendimiento de lo que implica?
Después Pablo explica que así como Cristo murió físicamente también nosotros debemos considerar nuestro cuerpo como muerto para no seguir pecando-transgrediendo la ley De Dios. En este contexto escribe:

Rom 7:12 No reine, pues, el pecado en su cuerpo mortal de modo que obedezcan a sus malos deseos. 13 Ni tampoco presenten sus miembros al pecado como instrumentos de injusticia sino, más bien, preséntense a Dios como vivos de entre los muertos, y sus miembros a Dios como instrumentos de justicia. 14 Porque el pecado no se enseñoreará de ustedes, ya que no están bajo la ley sino bajo la gracia. 15 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos porque no estamos bajo la ley sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera!

El pecado-transgresión de la ley y el deseo de la carne ya no tiene dominio sobre quienes permanecen en Cristo pues han dado por muerto los deseos de su cuerpo que se oponen a Dios. Entonces, cuando Pablo dice que ya no estamos bajo ESA ley porque hemos recibido la gracia-el perdón no merecido, ¿A cuál ley se refiere? Es verdad que mientras estemos en este cuerpo rebelde con deseos carnales, egoístas y con una inclinación a hacer lo que Dios no aprueba tendremos una lucha continua contra las leyes de Dios, mientras viva el cuerpo habrá un deseo en menor o mayor medida de rebelarnos contra Dios y hacer de nuevo lo que nuestra carne quiere. ESTO ES lo que Pablo llama la ley del pecado que se opone a la ley De Dios, la cual no debe tener dominio o enseñorearse de quienes están en Cristo. Es ESTA ley o condición de esclavitud bajo la cual ya NO estamos.

Rom 7:21 Por lo tanto, hallo esta ley: Aunque quiero hacer el bien, el mal está presente en mí. 22 Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; 23 pero veo en mis miembros una ley diferente que combate contra la ley de mi mente y me encadena con la ley del pecado que está en mis miembros.

Tomar alguno de estos textos para afirmar que Pablo dijo que ya no estamos bajo las leyes De Dios es torcer completamente su mensaje y distorsionar sus palabras. Quienes así lo interpretan entran en conflicto con el resto de las Escrituras y con el Mesías Yeshua-Jesús mismo.
Lo que si dice es que NO estamos bajo la condenación por violar la ley De Dios pues recibimos el perdón gratuito-la gracia por nuestras transgresiones, sin embargo Pablo recalca que eso en ninguna manera debe ser motivo para que sigamos pecando-transgrediendo la ley De Dios pues esto tiene consecuencias severas.

Heb 10:26 Porque si pecamos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por el pecado 27 sino una horrenda expectativa de juicio y de fuego ardiente que ha de devorar a los adversarios.

Recuerda el contexto, se le escribe a creyentes hebreos que conocen las leyes De Dios. Se les advierte contra transgredir la ley De Dios con conocimiento y por decisión propia. Eso no sería cometer una infracción por desconocer la ley o por error, sería cometer una infracción con conocimiento y entendimiento de las consecuencias, es como decir “pues ya lo sé y me vale”. Siendo así se menosprecia la dádiva de gracia, el regalo no merecido del perdón por las transgresiones pasadas en la antigua manera de vivir por el mérito del sacrificio del Mesías y entonces ya no queda otro sacrificio que pueda ser presentado para recibir el perdón.

28 El que ha desechado la ley de Moisés ha de morir sin compasión por el testimonio de dos o tres testigos. 29 ¿Cuánto mayor castigo piensan que merecerá el que ha pisoteado al Hijo de Dios, que ha considerado de poca importancia la sangre del pacto por la cual fue santificado y que ha ultrajado al Espíritu de gracia?

—> Nota que quien escribe no está invalidando la ley De Dios dada por medio de Moisés. Se está haciendo un énfasis: Para quien fuera parte de Israel o una persona extranjera-injertada en el pueblo, en ciertos casos de pecados graves (no todos los pecados son iguales ni tienen las mismas consecuencias) donde había el testimonio de dos o tres testigos la pena por la transgresión era la muerte, ej. asesinato, secuestro, hechicería, adulterio, etc. Lo que nos libra a quienes ahora entendemos que hemos cometido múltiples infracciones contra la ley De Dios es la sangre inocente del Hijo De Dios. Entonces, dice, “Cuanto más” será el castigo para quien menosprecia este sacrificio al seguir violando la ley De Dios una vez recibido el perdón. ESTO ES la blasfemia contra el Espíritu de gracia y es imperdonable.

30 Porque conocemos al que ha dicho: “Mía es la venganza; yo daré la retribución”. Y otra vez: “El Señor juzgará a su pueblo”. 31 ¡Horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo!

Es Dios mismo quien traerá las consecuencias a tal persona por esa decisión consciente de seguir ofendiendo sin ninguna consideración por el perdón que se le ha dado de gracia.
El que Dios perdone y muestre gracia a quien se arrepiente y confía en el sacrificio de Yeshua no es contrario ni opuesto a que una vez que hemos sido perdonados busquemos conocer las leyes De Dios para no seguir transgrediéndolas. Por el contrario conocer las leyes y procurar no seguir transgrediéndolas es una muestra del aprecio y gratitud por el perdón y la gracia recibimos: Esto es señal de que hemos nacido De Dios. Usar el sacrificio de Yeshua como excusa para seguir violando los mandamientos De Dios, sin mostrar si quiera interés por conocerlos y practicarlos es una señal de que en realidad somos hijos del diablo quien transgrede las leyes De Dios desde el principio.
Sigue en vigor la ley De Dios y para que haya pecado es requerido que haya ley. Si no hay ley, no hay pecado. Por eso Yeshua dijo:

Mat 5:17-20 (NVI) 17 »No piensen que he venido a anular la ley o los profetas; no he venido a anularlos sino a darles cumplimiento. 18 Les aseguro que mientras existan el cielo y la tierra, ni una letra ni una tilde de la ley desaparecerán hasta que todo se haya cumplido. 19 Todo el que infrinja uno solo de estos mandamientos, por pequeño que sea, y enseñe a otros a hacer lo mismo, será considerado el más pequeño en el reino de los cielos; pero el que los practique y enseñe será considerado grande en el reino de los cielos. 20 Porque les digo a ustedes, que no van a entrar en el reino de los cielos a menos que su justicia supere a la de los fariseos y de los maestros de la ley.

—> En contexto Yeshua-Jesús se refiere a fariseos y escribas quienes concían la ley de Dios y la enseñaban pero no la ponían en práctica por eso les llamó hipócritas. La justicia o fidelidad de los creyentes a los mandamientos de Dios debe superar esa justicia. Lo que si enseñaban y si requerían era que se guardaran las leyes y tradiciones orales establecidas por los sabios judíos que ellos guardaban selectivamente.

—> Si no hubiera leyes, tampoco podría haber criminales. No habría forma de determinar que es un crimen o una infracción a la ley.

—> Si no hubiera leyes, no habrías infracciones y no habría criminales por lo tanto tampoco podría haber policías, abogados o jueces. No necesitaríamos de un abogado pues no habría juicio.

—> Si las leyes de Dios ya no tuvieran vigor ya no tendríamos más necesidad del perdón ni de Cristo.

—> Cada quien haría lo que su conciencia le permita hacer y nadie podría decirle que está mal o bien.

—> Alguien diría: Si mi conciencia me lo permite y quiero hacerlo lo hago. Si afecta a alguien más no es mi problema.
¿Te das cuenta? ¡Este es precisamente el escenario del mundo en el que vivimos hoy!

La falta de amor, respeto y validar los derechos de otras personas a vivir en paz es la consecuencia directa de la falta de amor, respeto y validar el derecho y leyes de Dios sobre Su creación.

110 Salmo de David. El SEÑOR dijo a mi señor: “Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos como estrado de tus pies”. 2 El SEÑOR enviará desde Sion el cetro de tu poder; domina en medio de tus enemigos. 3 En el día de tu poder tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en la hermosura de la santidad. Desde el nacimiento de la aurora tú tienes el rocío de la juventud. 4 El SEÑOR juró y no se retractará: “Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec”. 5 El Señor está a tu mano derecha; aplastará a los reyes en el día de su ira. 6 Juzgará entre las naciones; las llenará de cadáveres. Aplastará a los jefes sobre la extensa tierra. 7 Beberá del arroyo en el camino, por lo cual levantará su cabeza.

Cuando el Mesías venga y creemos que no tarda, Él establecerá Su reino y destruirá a todos sus enemigos. Además establecerá, confirmará y hará cumplir las leyes De Dios no solo sobre Su pueblo sino sobre todas las naciones de la tierra. ¿En qué condición nos encontrará ese día? ¿Conoces las leyes y mandamientos de Dios? ¿Estás procurando seguirlos con todo tu corazón, toda tu alma, toda tu mente y con todas tus fuerzas?

¡Shalom! — P. Andrés Zúñiga Peregrina

FacebookmailFacebookmail