¡En Durango!

Print Friendly, PDF & Email

¡Nuestro primer mes!

Ha sido uno de los meses más interesantes que hemos vivido últimamente. Hace aproximadamente un año comenzamos a orar con respecto a un sentir que Dios puso en nuestro corazón: mudarnos a Durango. Esta es una ciudad que amamos mucho, aquí nos conocimos, aquí nos casamos, aquí nacieron nuestros hijos y también fue aquí donde el Padre comenzó a mostrarnos el camino de regreso a casa. Hemos aprendido con el pasar de los años que siempre necesitamos esperar en Dios por su confirmación y paz. Siempre debemos tomar las cosas con calma, no apresurarnos, esperar y orar. Aunque a veces no es fácil decir como Moisés: “si tu presencia no ha de ir con nosotros no nos saques de aquí…” Sin embargo, vale la pena aprender a hacer esto y confiar a cada paso en la mano del Señor. 

Así que, muchas cosas han ocurrido durante este último mes, desde mudarnos de estado, conseguir casa, desempacar, y comenzar un grupo de estudios bíblicos presenciales dos veces por semana.

Dios ha sido bueno, el clima es mucho más fresco que en las últimos tres ciudades donde hemos vivido, lo cual hemos disfrutado bastante y ahora hasta frío tenemos estando en pleno mes de julio.

Pudimos conseguir una casa que es de acuerdo a nuestras necesidades, lo más maravilloso es que le pedimos al Padre que tuviera un parquecito cerca ¡y así es! Tenemos un pequeño y hermoso parque a tres casas de distancia. ¡Ya retomamos nuestras caminatas juntos todos los días en las mañanas!

El sábado 17 de Junio fue nuestra primera reunión con el grupo de personas que ya estaban juntándose acá y siguiendo los videos. Nos sorprendió la cantidad de personas que estaban presentes, aquí les enviamos algunas fotos de lo que ha sido este tiempo. Esperamos que estas fotos puedan mostrar lo que nosotros percibimos en cada corazón aquí. 🙂

Primeras Reuniónes 

Esta es una de las primeras reuniones que tuvimos, por ahorita una de las familias nos ha abierto las puertas de su casa para que podamos llevar a cabo las reuniones de Shabat y de estudio de Discípulos Del Maestro los miércoles.

Sin embargo esta familia estará cambiando de casa próximamente por lo que vemos más cerca la necesidad de encontrar un lugar donde reunirnos. ¡Ya somos alrededor de 30 personas!

Nos llamó la atención la respuesta de la gente que se dio cita a la primera reunión de Shabat que tuvimos, familias completas en algunos casos, también nos bendice el ver el deseo de aprender y poner en práctica lo aprendido, nuestro deseo es que su fidelidad a la Palabra pueda ser afirmado y cada día tomen más y más la identidad del Pueblo del Eterno.

 

 

Shabat Unido

Antes de venirnos a Durango, una de las cosas que les animamos a hacer a varias de las personas que ahora están asistiendo a las reuniones, era a obedecer los mandamientos aunque no hubiera nadie a su alrededor que les estuviera diciendo que tenían que hacerlo. ¡Y tomaron el reto!

Así que, muchos de ellos ya habían comenzado a celebrar Shabat en sus familias desde hace unos meses atrás, pero no podíamos dejar de reunirnos para conocernos y celebrar una cena de Shabat juntos. Fue un tiempo muy especial y de mucha bendición. El ver la cantidad de cabezas de familia tomando el lugar que Dios los ha llamado a tener es un privilegio. Tenemos la intención de hacer esto juntos una vez al mes y les hemos animado a que continúen haciéndolo en sus casas con sus familias y aprovechen el tiempo para bendecirse y pasar tiempo juntos.

¡Hombres tomando el papel que Dios tiene para ellos!

 

Nos llama mucho la atención la cantidad de hombres que están abrazando este camino, cuando el hombre comprende el privilegio y el llamado que Dios poner sobre su vida para dirigir, proveer y proteger a su familia, comienzan a levantarse como sacerdotes de su hogar y hacer la diferencia comenzando en su casa.

 

 

 

Aprendiendo a hacer Tzit-Tzits

Estuvieron preguntándonos acerca de cómo se hacían los tzit-tzits y durante uno de esos tiempos Taite comenzó a enseñarles cómo hacerlos, agradecemos tanto a aquellos que nos enseñaron a nosotros, (¡Don Roberto, Paty gracias!) porque ahora nosotros podemos también enseñar a otros. Ahora vemos a hombres, mujeres y niños haciéndose el hábito de llevar puestos su tzit-tzits y recordar donde quiera que andan el obedecer los mandamientos del Padre.

Ver cómo van tomando su identidad, paso a pasito, es en verdad un gozo.

 

 

Algunos de los chicos del grupo

Como padres tenemos el más grande privilegio y la más grande responsabilidad de educar a nuestros hijos. La sociedad en la que vivimos esta cada vez más alejada de los principios absolutos de Dios y Su Palabra. Sigamos orando por ellos. Aquí en el grupo tenemos una buena cantidad de jovencitos que están aprendiendo a seguir el camino correcto para sus vidas. Sin embargo, la lucha que enfrentan es cada vez más cruel, necesitamos  que una generación de nuevos “Danieles” se levanten. Oremos más por estos chicos, pero también por sus padres, porque el ejemplo, comienza en casa y ¡es todo un reto!

 

 

TESTIMONIOS…

Estudiar la Palabra como lo estamos haciendo ha cambiado mi vida. Ahora mi manera de conocer a Dios ha cambiado, antes solo leía, ahora estudio la Palabra y tengo certeza de la instrucción de Dios para obedecer sus mandamientos y esto me hace saber lo que Dios manda. Mi relación con Dios ahora es más sincera pues ahora sí lo estoy conociendo directamente sin intermediarios, soy más sincero con Él y si tengo dudas me responde con su Palabra. He tenido más discernimiento de lo que agrada o no al Padre, más juicio para decidir.

Ha afectado mi familia porque obedecer a Dios involucra a toda la familia, ha traído más unidad, más comunión con mi esposa y mis hijos. Verdaderamente obedecer a la Palabra nos lleva a tomar nuestro rol en la familia.

Jose G.

 

Cuando empecé en el Cristianismo fue un cambio radical en mi vida y mi compromiso con Dios ha sido al 100.  Con el paso del tiempo volví a caer en algunos hábitos, volvieron a salir y aunque mi servicio y mi devocional era el mismo me sentía muy lejos de Dios como que no entendía que sucedía en mi vida.  Empezó a deteriorarse mi relacion con Dios porque por mas que lo buscaba yo sentía que no estaba cerca y no le agradaba. Aparte me sentía culpable en mi matrimonio, con respecto a  la familia y mis hijos porque ya no querían seguir.

Mi oración cambio y sólo pedía hacer su voluntad, aprender a ser su hija y el comportarme como tal. Mis palabras eran: “dame un espiritu de adopción”  y esa era mi oración. Él  me decía: “clama a mi y yo te responderé” y clame, ore y busque. En la iglesia, me sentía como dando vueltas en lo mismo, no veía la salida de nada. Empecé a leer un libro de guerra espiritual, casi todo hablaba de Romanos y Pablo y eso me llevo a estudiar mas Romanos que es mi libro preferido y a Pablo. Como vi que él era judio, empecé a estudiar a los judios y a ver que él se basaba en la Escritura y que en realidad se refería a la Torah. Claramente entendí porque dice: “lámpara a mis pues es tu Palabra”, porque fue como si se encendiera una luz y se abriera un camino, una puerta; cosa que oido no oyo y ojo no vio. Ví contestadas mis oraciones, orando y  llorando vi todo lo que estaba haciendo mal,  como una jungla que se abre ante tus ojos y  delante de ti va Yeshua abriendo camino. Fue increíble ver eso y a la vez como la familia iba integrándose otra vez. yo no dejaba de hablar a cualquier oido lo que se estaba abriendo ante mi, incluyendo los hijos; ellos me decían: “ay mamá, ¡tú y tus judíos! Fue como si mi vida a empezará a contruirse desde los cimientos,  claro primero la mía.

Mi familia está muy contenta por estos cambios que nos llevan a ser mejores. Ellos empezaron a ver frutos en mi y esos cambios les agradaron, me empezaron a preguntar y comenzaron a hacerlos también pero sin que yo los convenciera.

Cambiar ha sido lo mejor que me ha pasado, siento que estoy recuperando mi relacion con Dios y  que ahora lo entiendo a Él, lo que está pasando en mi vida, a mis hijos, y en mi matrimonio. Mi familia está contenta con los cambios. El mejor regalo es ver a mis hijos gozándose y cómo Dios los está llenando Él y tener esperanza para mí matrimonio que por. un momento pensé que ya estaba perdido otra nuevamente.

Vero B.

 

Amados amigos, estaremos compartiendo con ustedes más testimonios de lo que está sucediendo acá en la próxima. Queremos pedirles sus oraciones para que el Padre siga dirigiéndonos en todas las cosas, que nos llene de su sabiduría, nos dé su gracia y favor delante de Él y de los hombres y nos muestre el siguiente paso para poder encontrar un lugar ¡donde quepamos todos!

¡Shalom!


Gracias por su apoyo y oraciones. Les amamos,

Los Zúñigas

FacebooktwittertumblrmailFacebooktwittertumblrmail