¡No había BigMacs en el Éxodo!

Print Friendly, PDF & Email

bacon-cheeseburguerBueno, ni BigMacs, ni Whoppers, ni ningún otro tipo de hamburguesa con queso para ser imparciales. A menudo me preguntan por qué al pueblo de Dios se le dieron tantas regulaciones, leyes, o mandamientos. Casi siempre junto con la pregunta viene un comentario sobre como algunas de esas reglas no parecen tener sentido o son tan contrarias a nuestra cultura actual. Y estoy de acuerdo. Sin embargo creo sin lugar a duda, que cuando Dios da una “regla”, o como prefiero llamarles “instrucciones”, es con el propósito de bendecirnos, de que nos vaya bien y en esa óptica y porque confío en su amor, es que puedo decidir obedecerle y hacer caso a su instrucción. Se que me ama aunque a veces yo no entienda lo que me pide: Tal como le sucede a un hijo con su padre.

Vez tras vez hemos descubierto que una instrucción de Dios que aparentemente no tiene sentido tiene una razón de ser. ¿Pero hamburguesas con queso?
ancient-egyptian-medecine-2Bueno primero imagina el conocimiento que había unos 1200 años antes de Cristo en cuanto a la salud, la ciencia y la nutrición. Los conocimientos eran limitados a comparación de hoy y no había la manera de comprobar científicamente muchas cosas que hoy damos por hecho. Basado en la historia, he visto que la ciencia continuamente está descubriendo aquello que de muchas formas ha sido descrito en las escrituras. Muchas reglas sanitarias y alimenticias que se nos dan en la Biblia el día de hoy son o están siendo validadas. Una de esas pequeñísimas instrucciones aparentemente “sin sentido” que me pareció curiosa y la vez intrigante es:
Éxodo 34:26 »No guisarás el cabrito en la leche de su madre.»
Aun los sabios y estudiosos de la Torá o Pentateuco no se ponen de acuerdo en cuanto al por qué de esta instrucción y su interpretación de la misma varía.
Kosher-Kitchen-449x600Los observantes de la tradición y ley oral judía extienden su aplicación no solo a la carne del cabrito y la leche literalmente de su madre, sino a toda forma de carne animal permitida para el consumo humano (ver Levítico 11) y cualquier producto lácteo. No solo no los comen juntos; no los sirven juntos en la mesa, tampoco los almacenan juntos y ni siquiera lavan o almacenan los platos de unos y otros juntos. ¡Ya te imaginarás lo complicado que es esto! Su intención es que ni por descuido se desobedezca este mandamiento y se mezclen estos dos alimentos que si pueden ser comidos pero por separado. Todo esto aun sin poder explicar exactamente el por qué: es un deseo admirable de agradar a Dios. Lo entiendo y lo respeto.

 

Volviendo a lo que está escrito en Éxodo ¿hay algún provecho conocido en no comer carne y leche juntos? No suena muy rico y nunca lo he probado, pero ¿qué de los derivados lácteos con carne? taco-queso¡Están prácticamente en cada taco, enchilada o hamburguesa con queso! ¿Habrá alguna razón conocida para evitar ese tipo de combinación en los alimentos? Antes de que como yo empieces a argumentar lo ricos que son, cuantos años los has comido y no te ha pasado “nada” quiero mostrarte algo MUY interesante. Lo único que puede suceder es que decidas comer un poco más sano, vivas más saludable y con menos cuentas de médicos que pagar.
Haciendo a un lado todas las evidencias que hay sobre los daños que produce la carne roja y los lácteos fíjate que sucede cuando los combinamos:

-Las proteínas pesadas de distinto origen como por ejemplo las carnes, champiñones, leche, quesos grasosos, frijoles, lentejas, aguacate y nueces, no deben combinarse entre sí, porque de estas combinaciones resulta un grave estado de putrefacción intestinal que desprende una gran toxicidad a la sangre. Artículo completo:  http://www.revistamundonatural.com/noticia.cfm?n=877

-Las grasas inhiben la secreción de jugos gástricos necesarios para digerir la carne, pescado, productos lácteos, frutos secos y huevos hasta en un cincuenta por ciento. Cuando alimentos concentrados en grasas se comen con alimentos concentrados en proteínas, el desglose digestivo de las grasas se retrasa hasta que los jugos gástricos completen su trabajo sobre las proteínas complejas. Esto significa que las grasas permanecerán sin digerir en el estómago durante un largo período de tiempo. Además las grasas libres, tales como aceite, mantequilla y grasa de la leche formarán una capa sobre la mucosa gástrica, inhibiendo el jugo gástrico necesario.

También cada tipo de proteína requiere un tiempo específico, fuerza, y tipo de secreciones de jugos digestivos, algunos alcalinos otros ácidos. Esto significa que no deben ser consumidos juntos en una comida dos tipos de proteína concentrada. Frutos secos, nueces, carne, huevos, queso, u otros alimentos ricos en proteínas no se deben comer juntos. Y no se deben comer juntos dos tipos de proteína (carne) animal. Artículo completo: http://www.naturalnews.com/025651_food_protein_foods.html

indigestion¡Quien iba a pensarlo! Aparte de los malos olores y ratos, después de todo si hay una razón comprobada el día de hoy para otra de esas instrucciones dada hace miles de años por un Dios amoroso que solo busca el bienestar de su pueblo, ¡hasta para evitarnos una mala digestión! Bendito sea YHWH. La decisión como siempre es tuya ¿vas a seguir Su consejo?
¿Conoces a alguien que necesita saber esto? ¡Compártelo!

FacebooktwittertumblrmailFacebooktwittertumblrmail