La Hija del Faraón

Print Friendly, PDF & Email

La hija del Faraón no tenía manera de saber lo que había en esa canasta.

Ella se estaba bañando en el Nilo cuando se dio cuenta que había una canasta hecha de juncos y brea flotando alrededor de las cañas cerca de la orilla. No tenía manera de saber todo el significado de lo que se encontraba dentro – aún y cuando abrió la canasta y vio al pequeño de tres meses acostado ahí.

hija-de-faraon “Y la hija de Faraón descendió a lavarse al río, y paseándose sus doncellas por la ribera del río, vio ella la arquilla en el carrizal, y envió una criada suya a que la tomase. Y cuando la abrió, vio al niño; y he aquí que el niño lloraba. Y teniendo compasión de él, dijo: De los niños de los hebreos es éste. Entonces su hermana dijo a la hija de Faraón: ¿Iré a llamarte una nodriza de las hebreas, para que te críe este niño? Y la hija de Faraón respondió: Ve. Entonces fue la doncella, y llamó a la madre del niño, a la cual dijo la hija de Faraón: Lleva a este vniño y críamelo, y yo te lo pagaré. Y la mujer tomó al niño y lo crió.Y cuando el niño creció, ella lo trajo a la hija de Faraón, la cual lo prohijó, y le puso por nombre Moisés, diciendo: Porque de las aguas lo saqué.” Exodo 2:5-10

Ella tenía sus sospechas por supuesto. Era, después de todo, un poco conveniente que apareciera repentinamente una joven muchacha ofreciéndose a encontrar una mujer hebrea para amamantar al bebe. La hija del Faraón ciertamente debió haber relacionado esto con el malvado edicto de su padre. Faraón había ordenado que cualquier bebe hebreo que naciera varón fuera ahogado en el Nilo.

¿Reaccionó la hija de Faraón con horroroso silencio ante la suerte de las mujeres hebreas y sus niños? Quizás. Pero de una cosa estamos seguros: ella sintió lastima de este niño indefenso que estaba flotando a lo largo del río en el cual él debió de ser ahogado.
La hija del Faraón adopto al niño y lo trajo a vivir al palacio real. Ella lo crió como si fuera propio, le dio acceso a las mas finas posesiones, educación y oportunidades que Egipto podía ofrecer.

image

Cuando la hija de Faraón rescató a Moises del Nilo, no tenía manera de saber que él algún día huiría del país acusado del asesinato de un egipcio. Ni que él regresaría muchos años después, hablando por el Dios de los hebreos y demandando que dejaran en libertad a todo el pueblo hebreo que era esclavo.

Ese día en el Nilo, ella no podía ver todas las ramificaciones de salvar a un bebe hebreo. No tenía manera de ver el efecto domino que eventualmente llevaría a Egipto a estar de rodillas.

Todo lo que la hija del Faraón podía ver era un niño en necesidad, y abrió su corazón. Como consecuencia, ella vino a ser un instrumento de la voluntad de Dios aun sin saberlo y darse cuenta de ello.

image

 

 

 

 

 

 

 

The women of the Bible/Traducción y adaptación por Peregrin Intl. para UCCD.

FacebooktwittertumblrmailFacebooktwittertumblrmail