Somos Sobrevivientes

Print Friendly, PDF & Email

Te levantas un lunes por la mañana sin muchas ganas haciendo uso de toda tu fuerza de voluntad. Te preparas un café para mejorar un poco el día y al servirte una taza te das cuenta que la cafetera está sucia, no te da tiempo de lavarla y hacer todo de nuevo. Corres a buscar tu ropa y justo lo que querías usar está en el cesto de la ropa sucia. Te pones lo que encuentras sin darte cuenta hasta más tarde que una costura se ha roto. Tus hijos no se quieren levantar para la escuela y terminas enviándolos a medio dormir y de mala gana. Suben al coche ya con prisa y al salir te descuidas, giras un poco más de lo usual y raspas la defensa en la pared, la defensa del coche que aun ni terminas de pagar te recuerda tu pareja. Para muchos esto es un día cotidiano y es solo el comienzo.
¡Bienvenido al 1er “Café Con Dios” online: Un café para tu alma!


Lo peor viene cuando nuestra alma está igual. Luchando por levantarse en medio de situaciones difíciles, rodeada de un mundo sucio y roto. Tratando de levantar a los que nos rodean quienes a veces acceden de mala gana. Queriendo mostrar amor a los que nos rodean sin salir raspados en el intento. Y para colmo siendo criticados por estás y otras razones. Y nos decimos como queriendo levantar un poco la cabeza: ¨Somos Sobrevivientes¨.

Jesús pasó por días como estos: Por la mañana; cita con los fariseos enseñándoles la verdad evitando que te maten por ello. Al medio día; mostrar el amor de Dios y sanar a los que te rodean recibiendo críticas por lo mismo. Por la tarde; pasar tiempo con los discípulos explicándoles una y otra vez el amor de Dios evitando que se pelen entre ellos. En algún momento libre; tratar con los que se dicen tus seguidores que ni conoces. Por la noche; enfrentar la traición de uno de tus más cercanos y queridos. ¿Era un Sobreviviente? No. Superviviente.

Tener una meta clara de cual es tu propósito en la tierra, poner eso delante de ti todos los días, enfrentar los retos comunes y los grandes con la ayuda y respaldo de Dios nos hace vivir por encima de las situaciones. De vez en cuando puede que nos tropecemos y nos llenemos de dolor, de frustración o coraje. Puede que los raspones de la vida toquen el alma pero quienes tenemos una relación personal con Dios tenemos una fuerza sobrenatural que nos levanta, un amigo que nos ayuda a ver lo que realmente tiene valor y nos ayuda a poner en perspectiva todas las cosas. Nos da ánimo y fuerzas para seguir. Si le conoces búscale todos los días y lee su palabra. Si aún no tienes esa clase de relación con Él estás a un click de distancia y te está esperando.

www.uncafecondios.com
www.facebook.com/uncafecondios


Lecturas: Lc.4:16-30 / Sal.37:23-24 / Jn.1:10-12 / Heb.12:1-3

Share

FacebooktwittertumblrmailFacebooktwittertumblrmail